Jornada sobre identidad e integración

Jornada sobre identidad e integración

Jornada sobre identidad e integración. Documento para el debate Unitat
d’Aran – Psc

UN PAÍS PARA COMPARTIR

“DIFERENTES ORíGENES, UN FUTURO COMÚN”

La identidad de personas y pueblos en tiempos de globalización, como
los que vivimos, forman parte de un importante debate para resolver y garantizar
modelos de convivencia e integración de las personas que cambian de residencia,
de país, o de continente con la legítima aspiración de
encontrar nuevos horizontes, personales y familiares.
Los europeos emigraron durante siglos hacia América. Los españoles
lo han hecho intensamente, durante este siglo y hasta los años setenta,
hacia Europa . Los araneses y la gente de la montaña han emigrado siempre
hacia zonas próximas o lejanas en las que encontrar mejores condiciones
de vida.

Por tanto, todos, de una manera u otra, somos emigrantes y el estigma de determinados
conceptos de emigración es puramente una caricatura fruto del desconocimiento
de la historia y de la realidad social que nos envuelve.
No es menos cierto que el asentamiento de colectivos de diferente procedencia,
en espacios de dinámicas sociales condicionadas por siglos de inercia
y aislamiento, tiene que fundamentarse en algunos criterios que tengan como
objetivo la creación de sociedades cohesionadas, donde los valores de
la democracia y los modelos europeos de bienestar sean objetivos irrenunciables
para nuestra sociedad. A estos valores ha de sumarse la salvaguarda de las culturas
propias de los territorios que reciben estos contingentes de ciudadanos que,
con un bagaje cultural propio, han de acomodarse en espacios sociales donde
la integración suele enfrentarse al tópico reduccionista que define
al ciudadano por su procedencia con la frase : este es de fuera…

La realidad aranesa resulta un auténtico laboratorio donde las diferentes
generaciones de emigrantes y de autóctonos han convivido durante este
siglo, dando lugar a un modelo de convivencia bueno y positivo, tanto para los
que se han incorporado des de diversas procedencias, como aquellos que viven
arraigados en el valle desde hace siglos. Aún así, no todo está
ganado. Desde hace algunos años, el crecimiento económico y social
de Aran y la recuperación de las instituciones aranesas hacen de esta
cuestión un tema de una trascendencia considerable para el futuro, y
pone sobre la mesa algunas preguntas que todavía hoy no obtienen respuesta.
Especialmente porqué Aran tiene que garantizar que, frente a planteamientos
que hablan de mayorías y minorías, “de los de aquí
y de los de fuera”, hay que imponer el criterio de una sola ciudadanía
y un solo proyecto colectivo: “el de hacer un país mejor para todos
los que hemos decidido vivir en él”.

UN PAÍS DE ACOGIDA

Las políticas de inmigración reiteran desde hace tiempo que hablar
de capacidad de acogida es un termino que no puede quedar relegado al azar.
Decir: “aquí cabemos todos” es falso o forma parte de una
demagogia que no tiene lógica alguna. Respetar los principios de la ciudadanía
con derechos requiere poner cotos a la incorporación de nuevos inmigrantes
para evitar la degradación de esa condición, cuando el mercado
laboral o las estructuras sociales no pueden asumir este aumento.
Pero no es menos cierto que es necesario garantizar que las personas que se
incorporan a nuestro mercado de trabajo tienen que encontrar los canales y condiciones
para formar parte integrada de la sociedad de acogida. Un hecho que ha provocado
en algunos lugares problemas de convivencia muy considerables y que de no existir
mecanismos para la solución de conflictos, despiertan a menudo el fantasma
del racismo y la xenofobia.
Aran no tiene dificultades aparentes en esta materia. El valle ha mostrado capacidad
de acoger ha muchas familias que han venido en busca de trabajo y de mejores
condiciones. Aún así, la existencia de situaciones sociales complejas
hacen necesario un debate y un discurso que contraponga a algunos planteamientos
“exclusivos”, un razonamiento cultural y social que oriente las
políticas públicas hacia la cohesión social y la garantía
de la convivencia.

Para un buen análisis de esta cuestión lo primero es plantearse
la preguntas adecuadas:

– ¿Existe la integración real de las personas procedentes de
otros orígenes geográficos o culturales en Aran?
– ¿Hay actualmente un diálogo entre culturas para favorecer el
conocimiento de las realidades culturales que existen en Aran?
– ¿Estamos poniendo las bases para que integración no sea un sinónimo
de sumisión sino de contribución a un proyecto de futuro común?

En la respuesta a estas preguntas podrían aparecer los puntos de fortaleza
y debilidades de nuestra sociedad frente a los retos y los fantasmas que amenazan
la convivencia en estos tiempos de Globalización.

Conseguir una sociedad cohesionada es un reto de todos y para todos , por ello,
construir una identidad de proyecto significa aceptar la diferencia, enriquecerse
con ella y aceptar que, desde la identidad cultural de cada uno, se puede construir
un espacio social tolerante, democrático y respetuoso donde los objetivos
compartidos sean el motor para ganar un futuro mejor.

Unitat d’Aran – Psc
Aran 26 11 2002

Leyendo comentarios Facebook...
Loading Disqus Comments ...

You must fill in your Livefyre SiteID in the Comments Evolved plugin options.

No Trackbacks.